Assassin’s Creed – PostReview

El comienzo de todo lo que conocemos sobre la hermandad.

En vísperas de su décimo aniversario, Assassin’s Creed se ha convertido en una de las principales franquicias de videojuegos en toda la historia, permitiendo que los jugadores en sus diferentes títulos puedan vivir la historia de una manera distinta y más directa, haciendo que la ficción se una con la realidad para entregar una aventura sin igual.

Dentro de unos meses Assassin’s Creed estrenará un nuevo capítulo en su biblioteca, “Asassin’s Creed: Origins”, que contará el origen de la hermandad de asesinos e incorporará nuevas e interesantes mecánicas al mundo ya conocido, dándole un desconocido comienzo a esta saga, la cuál es una de mis favoritas.

Por esta razón, he iniciado con este articulo un espacial llamado “El camino hacia el Origen”, haciendo un análisis de cada uno de los títulos principales que han salido en esta franquicia y que aún tienen mucho por enseñar.

Asesinos, templarios y el animus.

AC1_PR_009

“Assassin’s Creed” se podría resumir como la disputa de dos sociedades ocultas por el futuro de la humanidad, donde cada una ha tenido una participación importante en el desarrollo de la historia y han protagonizado los grandes cambios que ha tenido la sociedad.

Una de ellas es la Orden de los Templarios, que con el pasar el tiempo ha evolucionado y que mantiene el plan de crear el mundo perfecto, usando cualquier medio que este a su disposición para controlar la voluntad de los hombres hacia el camino que ellos han creado. Opuesto a todo esto, están los Asesinos, cuyo objetivo es defender la paz y la libertad naturaleza, protegiendo el libre pensamiento y permitiendo que cada quién pueda seguir el destino que desee.

En el año 2012, Desmond Miles, un camarero de la ciudad de Nueva York, fue secuestrado por empleados de Industrias Abstergo, una multinacional creada por los templarios en 1937 como una tapadera para sus fines de globalización. La razón de la detención de Miles fue porque este resulto ser descendiente de un antiguo asesino llamado Altaïr Ibn-La’Ahad, quien luchó contra los templarios en las Cruzadas y poseía información sobre un importante articulo llamado Fragmento del Edén, que puede doblegar la mente de ciertos hombres y dejarlos a la merced del portador del artefacto.

AC1_PR_014

Para acceder a esta información, Abstergo ha creado una máquina llamada ANIMUS, que permite al sujeto revivir los recuerdos de sus antepasados por medio de la memoria genética, haciendo que este pueda acceder a ellos como si estuviera presente. Para recurrir a cierto momento en especial, el usuario de la máquina debe generar un vínculo con su antecesor para remembrar los sucesos previos al tiempo específico al que se quiere acceder, haciendo que la sincronización de las vivencias pueda llevar a la repuesta que se está buscando de una forma más natural y concisa.

Hasta ese momento, la multinacional ha contado con 16 sujetos de prueba y ha encontrado información acerca de diferentes momentos históricos como el auge renacentista en Italia, el bólido de Tunguska en Rusia o la guerra franco-indígena de Estados Unidos entre otros.

Portal al pasado

AC1_PR_010

Al entrar al ANIMUS, Desmond comienza a revivir los recuerdos de Altaïr Ibn-La’Ahad, quien desde el sacrificio de su padre para proteger la hermandad de Asesinos, encabezada por Al-Mualim, fue entrenado para ser uno de los más dignos representantes del credo, donde siempre se tenían que respetar las 3 normas básicas:

  • Aparta tu hoja de la carne del inocente: Cualquier asesino tiene prohibido hacerle daño a algún inocente por gusto o diversión, haciendo que esta acción sea el último recurso ante algo necesario.
  • Camúflate entre la gente y confúndete con la multitud: Un miembro de la hermandad no debe enfrentar al enemigo cara a cara, por lo que se entrena en el arte del sigilo y se le enseña actuar desde las sombras.
  • Nunca comprometas a la Hermandad: Ninguno de los actos del asesino deben comprometer a la hermandad de forma directa u indirecta.

Altaïr es enviado junto a dos asesinos a impedir que Roberto de Sablé se haga con un poderoso artefacto escondido en el templo de Salomón. Confiado de su habilidad y destreza, Altaïr comienza actuar sin pensar para detener al maestro templario y viola los tres principios de la hermandad, lo que hace que Al Mualim lo degrade al rango de novicio y tenga que matar a nueve objetivos templarios para recuperar su rango y la confianza de su maestro.

AC1_PR_008

Al comenzar a comprender el mundo y teniendo en cuenta las limitaciones tecnológicas de la época donde se desarrolló el juego, es impresionante el trabajo realizado por Ubisoft para la creación de los lugares donde se desenvuelve el primer título de Assassin’s Creed, transportando al jugador a los sitios descritos por la historia en la época de las Cruzadas y permitiendo que este los pueda experimentar, apuntando hacia el estado de equilibrio de esa sociedad en la cual algunos actos estaban muy cuestionados y como el actuar de cierta forma podría generar sospechas.

Una de las innovaciones principales que tuvo este título, fue la posibilidad de contar con un parkour sencillo, que le daba cierta libertad al protagonista para hacer la sincronización de las atalayas escalando por los interminables edificios y realizar los saltos de fe, que es la máxima representación del sentido de libertad que el juego ofrece para el espectador, quien tendrá que cumplir ciertos requisitos para poder llegar a sus objetivos.

AC1_PR_003

Cada una de las misiones tiene un antagonista diferente y una razón por la que es el blanco de la hermandad, haciendo que se tenga que hacer una investigación previa de la situación para encontrar el mejor momento para actuar y poder darle fin con la hoja oculta, el arma insignia de los Asesinos y que permite un golpe más cercano con la víctima, haciendo que esta pueda llegar a un estado de trance y hable desde el fondo de su corazón acerca de la razón del porque hace las cosas, sus sentimientos más internos o la justificaciones de la existencia.

Adicional a esto, Assassin’s Creed cuenta con una amplia serie de misiones secundarias, que aunque pueden parecer repetitivas, tienen una amplia variedad de situaciones que ponen al jugador en diferentes etapas, haciendo que sienta que todo lo que está haciendo por la hermandad tiene un significado más allá de lo simple que puede ser, como lo es quitar un estandarte de los cristianos, limpiar el poblado de alguien que engañó la hermandad o luchar contra un caballero templario, que con su dureza puede ser un amplio desafío para un degradado Altaïr.

La magia tras el primer paso de la franquicia

AC1_PR_007

Aparte de la reconstrucción histórica, su destacable apartado gráfico y su jugabilidad, el primer capítulo de la franquicia de Assassin’s Creed tiene un punto muy interesante para cuestionar al jugador sobre su actuar y las razones del porque lo hace, mostrando como Desmond y Altaïr se ven obligados proceder de cierta forma a pesar de no estar de acuerdo en algunos puntos.

Conforme el asesino completa cada uno de los blancos y habla con ellos, comienza una discusión consigo mismo sobre quien tendrá la razón, haciéndole dudar acerca de rectitud de las acciones de la hermandad o si las decisiones tomadas sobre su mentor son las correctas hacia el futuro de la humanidad, llevando a que tenga discusiones con este en cada reporte y le hagan pensar cual es el verdadero rumbo que se podría tomar. Algo similar va sucediendo con Desmond, quien al ver el actuar de su antepasado inicia aceptar su papel como parte del misterioso gremio e intenta ver cómo le saca provecho a la situación, que da un giro inesperado por una silenciosa aliada.

AC1_PR_011

Las decisiones y los cuestionamientos hacen que los giros rápidos del juego lleguen a un desenlace inesperado en ambas épocas donde se desarrolla la historia, contando con un final abierto a una infinidad de posibilidades para explotar, donde el jugador deja de ser el simple espectador para convertirse en la persona que vive ambas aventuras y donde sus acciones, por más predeterminadas que puedan llegar a ser, tienen un plus para querer continuar y seguir el camino de la hermandad.

Esto es Assassin’s Creed, un videojuego que usa el pasado, la fantasía y la tecnología para hacernos vivir la historia de una forma que jamás imaginamos, donde podemos recorrer los lugares donde nunca hemos estado y sentir que estamos en el momento indicado, donde la humanidad dio un paso hacia el futuro que siempre está cambiando.

Espero que les haya gustado y los invito a que estén pendientes la próxima semana con el artículo de Assassin’s Creed II, donde la historia de la hermandad de asesinos continúa su camino en la Italia renacentista.

FB MUESTRA copia

Esta nota se hace sobre la versión de PC, que puedes comprar para uPlay y Steam.  Agradecimientos especiales a Ubisoft por los permisos para el especial y a los amantes de la hermandad, José (Hellspawn) y Cristian (KurapicaCMF), por la revisión del texto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s