Assassin’s Creed III – PostReview

El legado de padre a hijo.

Luego de la impecable trilogía de Ezio Auditore, las expectativas que se tenían hacia el futuro “Assassin’s Creed” eran altas, posicionando al videojuego como una de las mejores franquicias recientes.

Este título se desarrolla en la lucha de la independencia norteamericana y evoluciona grandes conceptos que venía trabajando la saga en cuanto a la experiencia del mundo libre y el sistema de batalla, dándole un rumbo a los juegos que le siguieron.

Una lucha por la libertad

AC3_002

La historia de “Assassin’s Creed III”, inicia justo al finalizar el título anterior, con el lugar místico señalado por los ancestros de Desmond y donde aún existe tecnología de la primera generación.  Al entrar en este sitio, Desmond se desmañana y es introducido al Animus, donde comienza a revivir los recuerdos de Haytham Kenway, un hombre inglés que viajó a las trece colonias (que pasarían a convertirse en los Estados Unidos) para encontrar respuestas sobre un artefacto De Los Que Vinieron Antes y se ve obligado interceder a favor de los nativos americanos con la orden de los templarios, a la cual pertenecía.

En el viaje, Haytham tuvo un romance con una nativa conocida como Zio y con quien tendría un hijo, Ratonhnhaké:ton; a quienes abandonó por fomentar el poder templario y acabar con los Asesinos coloniales durante casi dos décadas.

AC3_004

Tras la muerte de su madre, Ratonhnhaké:ton fue criado por la tribu de los Mohawk y con ellos descubrió parte de su destino gracias a un fragmento del Edén, donde Juno (maestra de la primera civilización), le decía que debía buscar a los Asesinos para continuar su camino. Luego de recorrer parte de la frontera, conoció a Aquiles Davenport, retirado maestro de la hermandad que conocía bien a su padre y al ver su insistencia, decidió entrenar al muchacho y darle un nombre que levantará menos sospechas, Connor.

Con Aquiles, Connor aprendió diferentes artes que complementaban lo que le enseñaron los Mohawk, haciendo que su entrenamiento fuera algo integral y le permitiera ir contra el poder templario, cumpliendo con su designio como Asesino y vengando a su madre, quien había fallecido por causa de Charles Lee, el protegido de Haytham Kenway.

El AnvilNext a su máxima expresión

AC3_001

Luego de varios de años de trabajo, “Assassin’s Creed III” era la expresión más viva que el equipo desarrollador de Ubisoft quería que la gente viviera, entregando un mundo completamente vivo, dinámico y que se sintiera acogedor para el jugador, quien podría aquí podría tener una libertad jamás vista hasta el momento en la franquicia.

La evolución del AnvilNext, el motor gráfico del videojuego permitió que esta entrega fuera un poco más allá de lo habitual y permitiera al jugador disfrutar de nuevas actividades, como lo son la caza y las batallas navales, que se convertirían en un placer y en un punto importante para las futuras entregas.

AC3_007

El combate tuvo un cambio importante en su fluidez e hizo que el jugador fuera más brutal a la hora de actuar, facilitando la eliminación de la mayor cantidad de enemigos posibles y el manejo de diferentes armas al momento de la lucha, haciendo de cada enfrentamiento un placer visual.

El parkour y el sigilo también reciben un cambio notable, haciendo que el entorno se pueda usar más como herramienta general y que el escape o camuflaje sean más agiles, facilitando la labor del asesino.

Por parte del multijugador, encontramos grandes mejoras a nivel visual y en el manejo de habilidades, haciendo que estás sean más acordes a la expectativa que el jugador tiene en la relación acción / tiempo, dándole resultados dedicados por su esfuerzo en cada partida.

Assassin’s Creed III: De padre a hijo

AC3_003

Siendo una idea para cerrar un arco en la historia de la franquicia, “Assassin’s Creed III” tiene un mensaje muy interesante y es la forma en que cada quien puede continuar el legado de sus padres y decidir su propio destino, ateniéndose a las consecuencias de sus acciones.

En este capítulo vemos como Desmond está acompañado de su padre y él trata de hacerle entender a su hijo la importancia de sus acciones, más allá de la relevancia que ya tiene por ser el emisario de la primera civilización, siendo la única alternativa para salvar la sociedad actual.

Algo similar sucede con Aquiles, quien trata de inculcar a Connor los valores de la hermandad y buscando que este haga de su lucha contra los templarios un baluarte para la libertad de la humanidad y no motivado por la simple venganza, que en ocasiones se ve como niebla su juicio y le hace cometer ciertos errores, que aprovechados por su padre biológico, hacen que el personaje dude de la verdadera misión que tiene.

Todo esto trae el legado de Altair y de Ezio, combinándolo con la sociedad actual para mostrar que cualquier acción del pasado puede tener una amplia repercusión en el presente, haciendo que todo lo que se haga tenga un pequeño valor y eso pueda cambiar las cosas para bien, permitiendo que se pueda continuar el legado y que las costumbres, enseñanzas y procedencias hagan de este mundo un lugar mejor.

FB MUESTRA copia

Agradecimientos especiales a Cristian Fernandez y José Denizard por la revisión del texto; a Ubisoft por los permisos y el apoyo para la elaboración del especial y a todos los fanáticos que han mostrado importancia y opiniones para los próximos artículos del especial, que continuará la próxima semana con la historia de Aveline de Grandpré en Assassin’s Creed III: Liberation.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s